Un estudio reciente ha evidenciado cómo un gran porcentaje de personas que padecen la enfermedad de Parkinson desconocen algunas estrategias para superar los problemas a la hora de caminar. "Las alteraciones de la marcha son comunes e incapacitantes. Las observaciones clínicas sugieren que la eficacia de las diferentes estrategias de compensación varía según las características individuales del paciente y el contexto en el que se aplican las estrategias", explican los investigadores en la investigación publicada en 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

La enfermedad de Parkinson es una patología del sistema nervioso que afecta al movimiento de manera progresiva y la sintomatología aparece de forma gradual. Sin embargo, la búsqueda de estrategias para compensar estas limitaciones del movimiento no se había investigado de forma sistémica, lo que generaba una dificultad para que los profesionales pudiesen proporcionar un enfoque personalizado de rehabilitación.

Para llevar a cabo la investigación, el equipo encuestó a un total de 4.324 personas con esta enfermedad y con dificultades para caminar. Problemas de equilibrio, arrastrar los pies o tambalearse, entre otros. El objetivo de los investigadores era triple.

Por un lado, "evaluar la conciencia de los pacientes y el uso real de las categorías de compensación". En segundo lugar, analizar la eficacia calificada por el propio paciente de diferentes estrategias y, por último, explorar las diferencias según el sexo, la edad, el estado de congelación o la duración de la enfermedad.

En este sentido, la encuesta detallaba las siete estrategias de compensación para comprobar su conocimiento por parte de los pacientes:

Tras analizar las respuestas, los investigadores descubrieron que las personas que padecen esta enfermedad utilizan normalmente estrategias de compensación de la marcha, pero no son conscientes de todas estas siete categorías.

"El 17% de las personas nunca había oído hablar de ninguna de estas estrategias, y el 23% nunca había probado ninguna de ellas. Solo el 4% conocía las siete categorías de estrategias de compensación", indican los resultados recogidos por Infosalus.

"Nuestros hallazgos sugieren que un enfoque de 'talla única' no funciona porque diferentes contextos pueden requerir diferentes estrategias, o porque los individuos simplemente responden mejor a una estrategia en comparación con otra", subraya Anouk Tosserams, del Centro Médico de la Universidad Radboud en Nijmegen (Países Bajos) y una de las autoras del estudio.

De tal manera que los investigadores sugieren que hay que ir "un paso más alla" y tratar de enseñar todas las estrategias posibles a los pacientes, a través de plataformas habilitadas para tal fin.