La pandemia de coronavirus está generando problemas graves de salud a quien contrae la enfermedad.

No todos aquellos que se contagian presentan síntomas, y son ellos quienes están sufriendo secuelas a largo plazo que pueden resultar muy peligrosas.

Entre los síntomas más destacados están la pérdida del gusto el olfato. "Ese fue el primer indicio que nos alertó de que el coronavirus podía dañar el sistema nervioso", indica Sonia Villapol, investigadora principal del Houston Medical Institute.

Este virus puede llegar al cerebro y afectar a la capa que protege las terminaciones nerviosas, y conllevar a problemas neurológicos graves, como Párkinson, trombos, problemas cerebrovasculares, esclerosis múltiple, hasta Alzhéimer, según informa Antena 3.

El 70% de los asintomáticos tienen algún órgano afectado cuatro meses después de haber contraído la enfermedad, incluyendo también problemas neurológicos.

La Covid-19 puede llegar a dañar tejidos, aunque no presenten síntomas.

Otro síntoma que ha pasado desapercibido es la conjuntivitis. Este problema en los ojos lo han padecido un 11% de los pacientes.