Investigadores trabajan en un algoritmo para identificar a pacientes con enfermedades neurodegenerativas